EL PEQUEÑO ARCHIVO:

HISTORIAS POTENCIALES Y FUTUROS SOLIDARIOS

Español  ︎︎︎  English

HISTORIAS POTENCIALES Y FUTUROS SOLIDARIOS

EL PEQUEÑO ARCHIVO


Resumen



“El Pequeño Archivo” es un proyecto participativo de archivo y arte en Argentina. Nuestro equipo recuperó seis horas de material de archivo en el que se muestra la ciudad de Bahía Blanca, aproximadamente entre los años 1970 y 1976. Imágenes que ilustran principalmente momentos previos a la última dictadura cívico militar argentina.

En las incesantes instancias de justicia transicional, las diferentes iniciativas que involucran a los sobrevivientes y las familias de las víctimas a menudo conciben sus historias como "fuentes de datos". Nuestro proyecto reconoce a los sobrevivientes como trabajadores de la memoria, personas capaces de influir en la memoria colectiva. Nuestro objetivo es acompañar sus capacidades para contrarrestar el pasado e imaginar futuros más luminosos.

Nuestro trabajo se llevará a cabo en una cuidadosa colaboración con los sobrevivientes y las familias de las víctimas, activistas locales, profesionales de la memoria y organizaciones sociales. Uno de los objetivos es lograr que el archivo inédito sea indexado, preservado e ingresado a la base de datos pública del Archivo Nacional de la Memoria. En segundo lugar, tenemos el objetivo de co-crear diferentes proyectos de arte público en la ciudad de Bahía Blanca, utilizando el material recuperado, en asociación con el Museo Taller Ferrowhite. 

Nuestros Valores



1. Entendemos a la memoria a través de la diversidad.
La memoria colectiva no es propiedad de un solo grupo; está influenciada por una pluralidad de voces de la comunidad. Nos comprometemos a la diversidad amplificando y dando espacio y lugar a las voces que han sido silenciadas, privadas de derechos y despojadas de poder en el pasado.

2. Proponemos un acceso equitativo a la información.
Nos preocupamos por el “acceso equitativo” más que por el “acceso público” porque las barreras de entrada a menudo son silenciosas e internalizadas. Nos comprometemos a hacer todo lo posible para encontrarnos con las personas allí donde se encuentren, con sus posibilidades y sus limitaciones. No esperamos que las personas que participen, dediquen su tiempo acorde a nuestra necesidad, sino acorde a su propio ritmo.

3. Quienes vivieron de cerca eventos traumáticos del pasado son quienes pueden imaginar un futuro más luminoso.
La memoria está íntimamente relacionada con la imaginación. Creemos que las personas que han sobrevivido a la oscuridad y a la crueldad han encarnado intuiciones sobre lo que debe implicar un futuro más justo, empático y amoroso. Apoyamos y trabajamos con la agencia creativa de los sobrevivientes para imaginar y construir futuros transformadores.

4. Los datos nunca están separados de los cuerpos.
Nos preocupamos por los seres humanos como portadores de historias, y no separamos esas historias de sus cuerpos. Nos resistimos a los métodos extractivos que aplanan a las personas como "testigos", "sujetos de investigación" o solo tan valiosos en tanto su historia es útil. Sentimos un profundo respeto y compasión por las necesidades individuales, la sabiduría y el cuidado integral de las personas.

5. Resistimos el culto a la pericia.
Reconocemos que todo el mundo es experto en su experiencia vivida y que el trabajo de impacto social requiere de muchos tipos de conocimientos. Nos resistimos a perpetuar una jerarquía social que privilegia a las personas con títulos profesionales, formación técnica y conexiones institucionales. Nos esforzamos por diseñar donde todo el mundo diseña.

6. Los archivos nunca están completos.
Reconocemos la historia de los archivos ligados al control estatal, al poder disciplinario y la violencia Institucional. No aspiramos a ninguna noción de archivo “completo” y nos resistimos a los deseos de acumular, reunir datos y representar de manera homogénea a determinados grupos. Posicionamos los archivos como cuerpos democráticos de conocimiento y necesariamente como incompletos.

7. El cuidado protege el futuro.
El cuidado es un acto de futuro porque cuando nos preocupamos por alguien, alimentamos su continuidad en el futuro. Las infraestructuras de atención existen en muchos niveles: propio, interpersonal, comunidades, sistemas. El cuidado es un trabajo que requiere presencia y atención, y los actos de cuidado son a menudo recuerdos significativos.




Abril 2021